Seleccionar página
Crown y la responsabilidad tecnológica

Escrito por diazrock

noviembre 27, 2019

Recuerdo ahora una conversación con un amigo, donde luego de un análisis breve de nuestra circunstancia en ese momento (clases, exámenes, mítines, y todo el aparataje social que atañe a la universidad en nuestro país), me miró y me dijo:

“Hay algo que probablemente sepas, pero quizá te cuesta aceptar. Pues te lo suelto sin más: la creatividad es anarquía.”

La anarquía, claro, adquiere aquí un carácter relativo. No significa ausencia total de orden (enemiga certera del acto de crear). Sino empoderamiento individual, más allá del régimen o burocracia vigente.

Pensemos por un momento en Satoshi Nakamoto. ¿Hubiera sido posible la existencia y el legado de una entidad como esta (sea un grupo o solo una persona), sin la garantía de cierta libertad de actuación, de cierto impulso anárquico?. Este incógnito nos alumbró el camino tecnológico hacia algo que muchos intelectuales vienen reclamando desde el siglo XX: la descentralización. No era un planteamiento espontáneo. La inminente hipertrofia del poder de los estados trajo como resultado el rechazo en más de una mente observadora.

Dedicarle tiempo a Crown (como a muchos proyectos de criptomonedas), significa ser consecuente con una política esencialmente liberal y anárquica. Un punto de vista, donde la propiedad que se adquiera en el entorno (nodos de sistema, nodos maestros, etc.), será respetada por el resto de la comunidad, y contribuirá, dado el diseño de la red, a su crecimiento.

No hablamos en balde. Existe una intención, que es la de abolir el monopolio del poder. Para ello hay un plan conciso, expresado en código (que entienden máquinas) y también en una ruta económica. Este plan por demás, está abierto a todo aquel que desee informarse, y si lo desea, claro está, contribuir a mejorar el mismo.

Nadie dice que sea un camino seguro, sin desaciertos, pero la puerta abierta a un cambio muy interesante esta ahí. Y para los hispanohablantes, que tan acostumbrados podemos estar a discursos vacíos. Como aquellos en los que se repite incansablemente las palabras “neoliberalismo”, “imperialismo”, “justicia social”. Todo ello sin una base sólida, ofuscando su verdadero movimiento, la alternativa de un plan transparente, al cual se puede acceder solo siendo un internauta curioso, parece una elección acertada. Estamos hablando de una elección que pone una distribución justa de los recursos (dígase desde los burocráticos, hasta los naturales, o los que se estimen conveniente) en manos de autómatas, que son en concreto líneas de código que no poseen la pasión por el poder que adolecen los humanos.

Apoyar a Crown, para mí, es creer en la libertad de la creación. Pero si existe escepticismo respecto a lo que digo, solo hay que leer la información en la plataforma. Pero también significa tener claro la responsabilidad tecnológica y usarla para el beneficio de todos. Y es que el potencial de la responsabilidad tecnológica puede permitirnos transceder más allá de lo que podemos imaginar.

Descarga Coinomi

Artículos Relacionados

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Share This